Alexander Timofeev y su Frame Paintings

Piedra de Toque
 
   

 

Alexander Timofeev es un joven artista nacido en 1971 en San Petersburgo. Siguió una formación tradicional en la Academia de las Artes en San Petersburgo, donde desarrolló un fuerte sentido de la técnica, el material, el color y las composiciones, lo que será la base para su obra, una pintura rara y única por su estilo y viveza. En 1944, después de graduarse en la academia se traslada a Berlín, donde vive y trabaja actualmente.

 

La fusión de su formación en la pintura figurativa clásica y su amor por los cómics noir, hacen de la obra de Timofeev un conjunto de pinturas fílmicas enigmáticas, centradas en escenas fragmentadas de seducción, traición, muerte, pasión y dependencia. No es casualidad que cada composición se lea como un solo fotograma de una gran película, justo antes o después de un dramático y a menudo siniestro evento. Timofeev trabaja en serie, comienza escribiendo un guión y luego ensambla actores, trajes y accesorios para fotografiarlo todo en diferentes sesiones para cada escena. Las fotografías resultantes son la base para sus pinturas.

 

Crecer en un país con un sistema político inestable que es una conmutación del comunismo al capitalismo, ha hecho que Timofeev desarrolle su enfoque hacia una fuerte crítica de la sociedad. Él ve el progreso ligado a dios y al materialismo como un atrofiamiento inherente a las artes visuales. Timofeev cree que el arte es sobre todo una expresión de sentimientos personales, creencias y convicciones, sin concesión a hacerse con respecto a la sociedad, una sociedad impulsada por el consumismo como el factor que amenaza al arte a perder su contenido y calidad. En este contexto, sus pinturas son la expresión de sus más profundos pensamientos personales. Sin embargo, él no quiere imponer su propia visión, más bien sus cuadros han de ser asociativos para sus espectadores.

 

Recurriendo a elementos como barras de labios rojas, zapatos de tacón alto, cicatrices, tela o cigarrillos, Timofeev forma un cierto lenguaje simbólico. Pinta situaciones enfatizando diferentes relaciones entre las personas en un ambiente oscuro y minimalista que evocan sentimientos ambivalentes y sugieren paradojas. Por un lado la belleza de las figuras reproducidas con delicadas texturas de piel y ropa refinada es sumamente atractiva, mientras que por otro lado sus imágenes evocan sentimientos opresivos. El espectador se enfrentará a temas como la sexualidad, la muerte, la inocencia y la ingenuidad.

 

Alexander Timofeev ha alcanzado definitivamente el reconocimiento tras más de treinta exposiciones individuales y su participación en las ferias de arte más prominentes, donde ha recibido las reacciones más positivas de importantes coleccionistas de arte y curadores. Él también ha sido descubierto por los principales museos de todo el mundo.

 


 
 
 
     
 
     
 
     
 
     
 
Regresar al inicio de esta página
Home | Archivo | Acerca de Piedra de toque | Contacto

Diseño y desarrollo: Iomedia