Se consolida el Festival
de Títeres Contarte

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Clausura del Festival de Títeres Contarte

 

Con pasos lentos pero sin descanso hacia su consolidación, el Festival de Títeres de Casa Contarte culminó su segunda edición este noviembre, dejando atrás una estela de niños felices y las caras de los organizadores desfiguradas por enormes sonrisas.

 

A lo largo de los primeros ocho días de noviembre igual número de grupos aterrizaron en el espacio de Contarte. Tres fueron de Tlaxcala: Factor Teatro, Pupet’s y Ustedes y Nosotros; de Guatemala llegó Chumbala Cachumbala, de Colombia El Castillo del Gato, de Venezuela Titirimundi Teatro, de Italia Nata Teatro y del Distrito Federal Monigotes y Monifatos.

 

Los organizadores, Wendy Murillo, Esmeralda Pérez y Arturo Pulido, no dudan en calificar el resultado de su festival como excelente: “Nos fue muy, muy, muy bien gracias a todos los amigos”. Hubo –detallan- una natural diferencia entre los trabajos presentados, fruto de las particularidades de cada país de origen, su cultura y su forma de dialogar con los niños.

 

La planeación y la realización del festival es, con el tiempo, un tanto más fácil, menos problemática, reconoce Arturo. En 2014 empezamos a planear apenas un mes antes del evento y todo se hizo con prisa; el año pasado los grupos vinieron por una función, la de Casa Contarte, y funcionó. Este año fue más fácil porque mucha gente nos apoyó, mucha gente nos compró funciones y entonces los grupos ya no nada más vinieron por una función, sino que les pudimos dar circuito este año en Tlaxcala; eso fue un avance del festival. Y el año que viene esperamos ampliar el número de funciones por grupo.

 

En su relación con la primera edición, señalan que la calidad de los espectáculos presentados este 2015 es similar a la de las compañías asistentes al primero festival, en 2014, porque “finalmente es un festival sobre todo para niños, por eso predominaron los trabajos sencillos, aunque curiosamente el público este año se pobló de adultos en su mayoría, quienes se divirtieron bastante”. Y ambas ediciones del festival registraron similar asistencia.

 

El festival comió y vivió de amistad: “con la familia, con los amigos. No hubo acercamiento alguno con ninguna institución oficial… porque queríamos hacerlo con amigos y, como ejemplo, la mamá de una amiga, dueña de un restaurant, nos apoyó con la comida para todos los grupos, con su respectivo crédito en la publicidad. Los grupos de Tlaxcala no nos cobraron la función… nos la regalaron como una manera de solidarizarse para sufragar los gastos el festival”.

 

El balance financiero resultó equilibrado: ni perdida ni ganancia económica en relación a la primera edición… pero sí mucha experiencia, contactos y el placer de que lo hicimos. Los dos años hemos salido tablas.

 

La difusión, de igual manera, fue realizada por medio de los amigos, de gente de medios que entendió la situación y sin mayores aspavientos cubrió las funciones. Las redes sociales también cumplieron su papel.

 

La develación de la placa del festival, en el acto de clausura, corrió a cargo de Jorge Tlatoa de la Cruz, veterano experto en luces y sombras lumínicas, en altos y bajos sónicos, quien por décadas fue responsable técnico del teatro Xicohténcatl y hoy arrojado a la calle sin mayores explicaciones ni reconocimientos oficiales.

 

Todo el equipo técnico, de iluminación y sonido, de transporte y demás necesarios para el festival, están ya en los almacenes de Casa Contarte, por lo que ese rubro no significó una erogación adicional para los organizadores.

 

La resaca del reciente festival fue rápida, apenas una semana. Los organizadores ya tuvieron su primera reunión evaluatoria, analizaron resultados, fallas y aciertos y empezaron a planear ya desde hoy la edición del festival 2016. La creación y registro de su asociación civil es el paso inmediato a seguir, aunque no necesariamente obligatorio para el año. Y “hay patrocinadores que nos dijeron ya que mantendrán su apoyo”.

 

Planeamos incluir –adelanta Arturo- en esta nueva edición del festival Contarte la realización de talleres impartidos por Conchita Gómez Rábago; Jorge Tlatoa nos regala un taller de iluminación, artesanos que hacen títeres artesanales están ya invitados… Se va a poner bueno… Está creciendo.

 

“Estamos trabajando ya en la creación de nuestra asociación civil, con lo que podremos tramitar financiamiento público… y esto se vuelva grande. Y la constitución de una asociación civil registrada les abriría la puerta, sin la mediación obligada de instituciones estatales, a la gestión de recursos directamente en Conaculta, en el INBA y en cualquier organismo federal público y privado dentro y fuera del estado… o del país.

 

La tercera edición del festival Contarte tendrá, adelantan ya, un grupo más: Serán nueve y no ocho los trabajos que se presenten; serán nueve días de festival, porque la idea es aumentarle un día cada año hasta llegar a nuestro ideal de un mes de festival.

 

Queremos, es nuestra meta, hacer un festival con duración de un mes, llevando funciones a todos los rincones de Tlaxcala y si se puede… más allá. Darles circuitos a otros lugares. Pero el inicio es cubrir Tlaxcala, para después descentralizar y llevar funciones a lugares del estado donde nunca les han llevado nada de nada… donde nunca han visto títeres casualmente aquí en Tlaxcala donde está un museo, una escuela y ahora dos festivales de títeres…

 

 

 

 

Contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia