Cálida mano que mece la cuna...
del festival de teatro

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Escena del montaje Dirección Gritadero

 

A despecho oficial y a contracorriente, el Festival Internacional de Artes Escénicas Tlaxcala Cuna del Teatro cumplió venturosamente su segunda edición. Fueron solo cuatro días, rabiosos y delirantes en cuanto a actividad y presencia escénica fundamentalmente en Apizaco.

 

13 agrupaciones en escena arribadas de España (Antzoki Teatteri), Colombia (Arlequín y los juglares), Chile (El viejo chico) y México; tres del Distrito Federal (Nuna Teatro –independiente-, De la nada… teatro y la Facultad de Filosofía y Letras, ambas de la UNAM); una de Puebla (Compañía Carlos Ancira) y cinco grupos de Tlaxcala (Bacanda Teatro del Cobat de Ixtenco, Grupo Antagónicos, La casa de la Sal, Machincuepa y el grupo de casa Tlaloque).

 

El recuento atraca en feliz puerto, después de haber sorteado exitosamente vendavales y tormentas internas y externas: menores recursos económicos que en 2014, dificultad para conseguir espacios, total desdén por parte del Instituto Tlaxcalteca de Cultura, pese a ser parte de su organigrama, falta de recursos técnicos…

 

Pero, en contraparte esta segunda edición del festival tuvo destellos, como cuando se decidió abrir el patio central del palacio Legislativo como un foro para actividades escénicas. Justo debajo del vitral se encendieron las luces de la comedia, aunque los diputados propiamente apenas asomaron la nariz… y dos o tres llegaron incluso a la osadía de sentarse en una silla. El limbo en la tierra.

Fue llevar buen teatro a los malos actores. Experimento concluido.

 

La reducción de tiempo y participantes tuvo también efectos benéficos: los foros fueron más cuidadosamente seleccionados, la calidad de los montajes mejoró sustancialmente, la parte técnica cumplió atinadamente…

 

Cierto, el impacto se redujo en términos de amplitud, porque fueron menos funciones y por tanto menor cantidad de público.

 

El Festival Internacional de Artes Escénicas fue pendular en cuanto a las temáticas presentadas, desde el muy bisoño Bacanda Teatro, del Cobat de Ixtenco, montaje plagado de inverosimilitudes y actuaciones de primeros pasos, hasta el intenso y dramático trabajo del trío Antzoki Teatteri, de España, que en una hora montó el lento y angustioso viaje de un padre mayor hacia la pérdida de su contacto con el mundo, su inexorable degradación de los sentidos.

 

Hubo puestas como la de los chilangos De la Nada… Teatro, con un evidente manejo de tablas aunque coleara con imágenes dignas de los mejores realitys de Televisa, hasta la escatológica presentación de un trío de universitarios reales hablando de cosas de universitarios ficticios. Cosas como las comedias ligeras que desinfectaron el escenario del Palacio Legislativo, hasta el nervioso trío de mujeres que sacudieron la noche del parque Cuauhtémoc, en Apizaco.

 

Segunda edición y segunda ocasión en que el festival recae única y exclusivamente en el personal de La Libertad, centro cultural de Apizaco, no por decisión propia; sucedió así porque no hubo alternativa. El Instituto Tlaxcalteca de Cultura escatimó el recurso económico, regateó equipo técnico, un enviado para la inauguración y nadie más de oficinas centrales el resto del festival. ¡Nadie más!

 

Fue un esfuerzo puro y llano de la gente de La Libertad, inyectada por las hormonas de su gestora, Gloria Miravete.

 

Prometen los organizadores un mejor esfuerzo para el festival de 2016… aunque están conscientes de los tiempos políticos y su impacto…

 

…Encomiendan ya su alma…

 

 

 

Contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia