Propuestas de calidad en la
muestra regional de teatro

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Escena de La contracción de Lorentz

Ocho puestas en escena, dos foros –el teatro Xicohténcatl y La Libertad- y casi tres meses –febrero, marzo y poco de abril-: eso es la Muestra Regional de Teatro de la Zona Centro, organizado por la Secretaría de Cultura y el gobierno del estado de Tlaxcala. Un encuentro fugaz con ocho propuestas escénicas seleccionadas por su calidad en cada estado.

 

De Guerrero llegó el montaje “El matrimonio Palavrakis”, de Hidalgo “La contracción de Lorentz”, del Estado de México “Dragón de tierra”, de Tlaxcala “Papá está en la Atlántida”, del DF (ahora solo Ciudad de México) “Los minutos se vierten”, de Puebla “El viaje de Ulises”, de Oaxaca “El diario secreto de Desdémona” y de Morelos “Patria y Constitución”.

 

Ocho trabajos escénicos que desde el primer fin de semana de febrero y hasta el primer sábado de abril se disuelven en el teatro Xicohténcatl. A continuación una breve reseña de dos de los presentados en febrero:

 

EL MATRIMONIO PALAVRAKIS

 

El abuso contra menores transmitido de generación en generación. Una de expresiones más deplorables de la cultura: el ataque a menores heredado por el ADN, por la herencia cultural.

 

El matrimonio Palavrakis describe el viacrucis de una pareja obsesionada en ganar un concurso de baile, pero esta obsesión se presenta más como una forma de evasión a su miserable vida. Violentados ambos cuando niños, reproducen ya pareja de adultos esa práctica con su propia hija, la cual muere en medio de fuertes sospechas de ser sus padres los culpables.

 

La señora Palavrakis tiene tatuada en su pensamiento, en su conciencia, en su formación, la necesidad de responder a la imagen social que se asigna a la mujer: ser madre… y pone todo su empeño en ello. No serlo es el peor trauma en su vida. Por ello el frenesí es patético: a cada momento busca sexo con su marido, pero sólo por quedar embarazada. El amor y el sexo como una máquina reproductora…. Siente que es la razón de ser de toda mujer.

 

Pero esa obsesión puede ser vista también como un regreso de su hija muerta, como una respuesta a su potencial culpabilidad de la muerte de la niña.

 

El señor Palavrakis es un infra hombre cargado de culpas: haber sido violentado de niño y ser también violador de su hija hoy muerta. Vive, o dicho de mejor manera, sobrevive con una brutal carga de furia contra el mundo y contra sí mismo.

 

Dura, fuerte y densa propuesta escénica que en representación de Guerrero llegó a Tlaxcala este febrero, aderezada por una muy buena actuación masculina y una muy deficiente actuación femenina, lo que impidió mayor vuelo al montaje, el cual se presentó ante un muy escaso público debido sobre todo a la nula publicidad que ya el Instituto Tlaxcalteca de Cultura (ITC) está haciendo metódica.

 

LA CONTRACCIÓN DE LORENTZ

 

Ambientada en Siria, esta propuesta escénica representativa de Hidalgo tiene, sin embargo, repercusiones mundiales: la discriminación sexual, la intolerancia y el fundamentalismo.

 

Dos hermanos primero descubren y después comparten su homosexualidad, en un país profundamente fundamentalista, con inmisericordes castigos para esta práctica sexual, pero sobre todo con una cultura intolerante y de rechazo, en donde los propios familiares pueden ejecutar al homosexual.

 

Los hermanos gemelos Samer y Samir se redescubren mutuamente enamorados de un amigo común, quien finalmente los castigará con la muerte por su inclinación sexual.

 

La magistral actuación de los dos actores eleva muy alto esta puesta en escena, desprovista totalmente de escenografía pero con un diseño de iluminación sobrio e incisivo, altamente eficaz para ambientar las escenas cruciales, además de operar ocasionalmente como la propia escenografía.

 

La Contracción de Lorentz es, sobre todo, un angustioso y sentido llamado a la tolerancia y al amor, cualesquiera que sea su signo. Está situada en Siria, pero en realidad bien puede ser México o Tlaxcala: la intolerancia y los fundamentalismos han hecho grietas en cualquier parte del mundo.

 

El primer mes –febrero- de la Muestra Regional de Teatro de la Zona Centro contó también con la participación del montaje “Dragón de Tierra”, llegado del Estado de México, mientras que por Tlaxcala se presentó “Papá está en la Atlántida”, a cargo de Imprudentes Teatro (Ermhy Méndez y Samantha Moreno), de cuya selección se desconoce aún la argumentación, puesto que fueron tres los montajes seleccionados en la muestra estatal 2014 y los restantes dos grupos no conocieron de esta convocatoria. ¿Quién y por qué decidió la participación de Imprudentes Teatro? El tiempo despejará incógnitas y motivaciones.

 

 

 

 

Contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia