Tendrán que trabajar las
instituciones con la sociedad

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Jair Cortés Montes, poeta

¡A los nuevos directores de cultura vamos a pedirles proyectos reales y viables!

 

¡Es un hecho!

 

Es Jair Cortés Montes quien lanza la advertencia, el adelanto… marca el nuevo rumbo… define estrategias…

 

Es una certeza. Vamos a organizarnos. Por ejemplo hay una dinámica que es acercarse siempre a los candidatos. Yo creo que esa no es la dinámica que permite una sociedad con mucho mayor diálogo. Una sociedad con conciencia de sí misma necesita sentarse a platicar con quien haya sido electo, porque entre todos, esto es una democracia, entre todos se eligió a esa persona que va a dirigir el estado y a esa persona es a la que se le va a pedir cuentas.

 

Yo supongo –añade el poeta- que es una dinámica muy natural en el sentido de que a menor esfuerzo institucional, siempre habrá una mayor convocatoria a nivel comunitario. Ahí creo que se ha demostrado, lamentablemente porque las instituciones se sostienen de nuestros impuestos, de nuestro dinero como contribuyentes que somos, y las hemos dejado engordar y llegó el momento en que ni siquiera pudieron moverse para realizar una promoción de la lectura, una promoción de las artes digna de un estado como el de Tlaxcala.

 

El ya maduro poeta tlaxcalteca valora la aparición alternativa de movimientos como el Primer Encuentro de Escritores con Lectores organizado por la joven escritora Alba Tzuyuki Flores, “que tiene una conciencia bien interesante: retomar la obra de Miguel N. Lira y aparte darle el reconocimiento a un gran escritor y poeta como es Juan Domingo Arguelles, quien además se ha preocupado mucho por promover la lectura desde otros parámetros. Eso nos da una esperanza en el sentido de que la literatura tlaxcalteca, los movimientos literarios funcionan y siguen una dinámica, a pesar de las instituciones, como lo serían por ejemplo en este caso el Instituto Tlaxcalteca de la Cultura (ITC)”.

 

Este tipo de organizaciones –agrega-, como también la de La Casa de la Nube de Isolda Dosamantes, son escritores y lectores organizándose para promover la lectura y la creación literaria. Y a pesar de las instituciones, insisto, esto sigue de alguna manera funcionando.

 

Pregunta: ¿Percibes la posibilidad de que se extiendan estos brotes?

 

Claro, afortunadamente las buenas acciones se contagian también. Las malas tienen solamente un eco sexenal, porque eso es lo que han tenido las políticas culturales de nuestro estado: duran seis años… se apagan. En este caso ni siquiera se encendieron, se quedaron sin encender. Entonces aparecen nuevas generaciones, o generaciones ya establecidas de escritores que tiene como fin principal y primordial el mero hecho de fomentar y distribuir la lectura… a pesar de las instituciones.

 

Recién ganador, hace un par de meses, del premio Clemencia Isaura de Poesía 2016, el premio más antiguo otorgado en México, Jair Cortés resalta que los movimientos de los trabajadores de la cultura sucedan a finales de sexenio, “porque es un mensaje para todos aquellos que no estén tan atentos de las comunidades artísticas. Y me estoy refiriendo a los nuevos candidatos a la gubernatura de Tlaxcala. Ellos deben estar muy atentos de lo que está sucediendo en este último año, porque sin duda alguna no solamente se va a reflejar en el voto, sino en la rendición de cuentas que vamos a exigir una vez que hayan sido elegidos, una vez que esté ya el gobernador electo y se designe un gabinete, entonces nosotros los artistas y la población en general, no solamente los artistas, sino también otras áreas de la sociedad civil se van a organizar sin duda alguna para exigir cuentas y para exigir que haya una propuesta real. No vamos a esperar otra vez seis años a dejar que suceda lo que ya sucedió”.

 

Dinámica actividad la suya fuera del estado, pero dentro de Tlaxcala sólo para los amigos, Jair medita: ¿Qué fue la mejor lección de este sexenio? Que la sociedad civil comenzó a organizarse otra vez, y no solamente en el estado de Tlaxcala, sino en todo el país. Las instituciones no funcionaron y entonces dijimos: ¿cómo podemos hacerlas funcionar? Lamentablemente el clima de violencia, de crimen y corrupción que ha permeado, ha sido tan ácido y tan cáustico con la sociedad civil, que es lamentable. Lo único que podemos rescatar de esto es que vanos a ser capaces de organizarnos. Hay medios electrónicos y algún impreso que están muy pendientes, y ahora hay medios mucho más globales, que no van a permitir, por ejemplo, que el espacio donde estaba el Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, que ahora está olvidado, es un terreno baldío, no vamos a permitir que eso se convierta en un espacio que no sea con fines culturales… y tampoco vamos a permitir que siga en esas condiciones.

 

Nosotros no nos acercamos al gobierno que se va porque obviamente empiezan las campañas electorales. Ellos lo único que necesitan es entregar cuentas e irse, pero lo que nosotros pensamos es que el siguiente ciclo sexenal tiene que estar muy pendiente de la gente que va a empezar a exigir cosas.

 

Hay ya un principio de propuesta. He platicado con algunos escritores cuyos nombres no son menores. Cuando se designe al nuevo gabinete vamos a acercarnos a proponer maneras de trabajo y de diálogo. El siguiente sexenio no vamos a dejar que las instituciones actúen por sí solas… van a tener que actuar en coordinación con la sociedad.

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia