Resplandece la artesanía local

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Telar de cintura

El arte popular siempre ha estado vivo en Tlaxcala, en movimiento y con gran creatividad. He visto como la alfarería, la talavera, los sarapes con tintes naturales, las maravillosas blusas bordadas… todo lo que se hace aquí es de gran calidad. Lo que pasa es que los mexicanos tenemos que aprender a apreciar el arte popular.

 

La voz es de María Esther Echeverría Zuno, antropóloga, investigadora en arte popular y jurado frecuente en las más recientes ediciones del Concurso Estatal de Artesanías de Tlaxcala. Y con esa misma experiencia y su contacto con las tradiciones locales, reafirma categórica que el arte popular en este estado “está vivo, está vigente y tiene una herencia indígena enorme y debemos sentirnos orgullosos de ella”.

 

El arte popular –añade- siempre ha estado vivo en Tlaxcala, en movimiento y con gran creatividad. “Soy jurado en concursos de artesanías a nivel nacional y he tenido la fortuna de ser invitada en los últimos años a ser jurado en los concursos estatales de artesanía, lo que me ha permitido revisar, ver y seguir estudiando todas las ramas artesanales de Tlaxcala”.

 

Instalada en el sillón de la academia, Echeverría Zuno aborda el contacto de lo cultural con lo moderno y su impacto en las artesanías: Lo que es tradicional se va a seguir haciendo, porque resulta que los primeros consumidores de cazuelas, de ollas de barro, de la talavera, de los sarapes somos los mexicanos y esta modernidad está permitiendo a los artesanos hacer innovaciones, hacer propuestas, hacer blusas con otro diseño, bordarlas de otra manera, con su misma tradición pero modernizarlas y no está mal, porque la cultura siempre ha estado en movimiento, la cultura no es algo estático, siempre hay un reflejo de lo que pasa en el país, en el estado. Nuestra cultura mexicana se vio influenciada por la llegada de los españoles que traían antecedentes árabes, después la llegada con los negros a México… somos una mezcla. No somos puros. Ninguna cultura está pura cien por ciento.

 

La artesanía en Tlaxcala –sentencia- ha recibido influencias y eso ha sido magnífico porque el resultado ha sido muy bueno. Hay en este estado grandes artesanos de talla nacional e internacional.

 

Frecuente invitada del gobierno estatal, festina los apoyos oficiales hacia el sector. El Fideicomiso Fondo Casa de Artesanías –informa- ha estado manejando más de treinta programas de apoyo a los artesanos, “como el viejito que hacía la cestería de las hojas verdes, quien era el único con este conocimiento y ahora ya capacitó a otros, que su vez están capacitando a otros más… Ahora, la preservación de las prácticas artesanales generalmente la hace la familia… y con ellos hay que trabajar”.

 

La comercialización es punto urgente a atender para los artesanos: Siempre están pidiendo lugares donde comercialicen y, por su cuenta, se mueven mucho a lo largo del año. Son como nómadas. Se encuentran en la feria de Tabasco, luego en Yucatán, después en Oaxaca y muchos lugares más. Ellos se saben mover. A veces lo vemos como un sector muy desprotegido, pero ellos son adultos en el sentido de su madurez histórica y se saben mover, saben vender. No necesitan a papá gobierno para que los jale de la mano. Son independientes, son creativos, son innovadores y son la raíz de este estado.

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia