La Libertad acorralada

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Ilusiones que desaparecen

 

Todo lo que ha corrido de 2016 el Centro Cultural La Libertad ha operado con números rojos. Diversos programas de capacitación programados para el ejercicio, tuvieron que ser pospuestos o suspendidos. El personal administrativo y docente casi llegó a las tres semanas sin cobrar su salario… y todos temen maniobras que anticipan la desaparición de ese centro cultural.

 

En conferencia de prensa también ante padres y alumnos de La Libertad, algunos de los maestros sin cobrar, como Arturo Cházaro, como Amalia Romero, como Jorge Barrios, y abajo, sin estar frente a todos, Rafael López Manjarrez por ejemplo, fundadores la mayoría de ellos del centro cultural, subrayaron la valía del espacio para la sociedad apizaquense al cobijarse ahí a niñas y a niños.

 

Los maestros dejaron claro que a pesar del aumento en cien por ciento de la población atendida en dos años, el presupuesto es insuficiente para cubrir las necesidades: trabajan con el mismo monto presupuestal de 2015, pero les han sido autorizadas dos partidas especiales de 500 mil y de un millón de pesos, dinero intangible aún que no ha podido ser alcanzado por el hambre libertaria.

 

“Las partidas presupuestales para el pago de nómina de La Libertad han sido retenidas por diversas razones por las instituciones que, en principio, deberían apoyar económicamente a este centro cultural…”, se quejaron los maestros.

 

Sin embargo la situación no afecta a todos. Los maestros contratados bajo régimen de honorarios devengan su salario directamente del ingreso vía pago de colegiaturas de los alumnos. Dicho de otra manera: a ellos les pagan los alumnos, no las instituciones… y están al corriente.

 

Alumnos, exalumnos y padres de familia presentes expresaron tu total apoyo a la causa de los docentes y se dijeron dispuestos a acompañarlos en las acciones que se decidan para subsanar la situación.

 

Menos de 24 horas después, cuando varios medios de información habían difundido ya la situación, el director del centro cultural, Gabriel Carmona, dio a conocer la rápida llegada de una partida presupuestal liberada por el Instituto Tlaxcalteca de Cultura, insuficiente, apenas para cubrir dos quincenas. Un respiro para los maestros, pero apenas un minúsculo vendolete para el tamaño de la herida que hace sangrar a La Libertad. El millón y medio de pesos autorizados en dos partidas desde inicio de año, suficientes para curar al enfermo, permanece secuestrado.

 

La situación, en general se mantiene inalterable en el centro cultural: ingresos insuficientes para cubrir el gasto corriente y actividades programadas pero suspendidas por falta de recursos.

 

Diez años atrás –recuerda Carmona- La Libertad operaba bajo esquema tripartita, con aportaciones económicas de los tres niveles de gobierno: federal, estatal y municipal. Sin embargo durante la administración municipal presumiblemente de Alex Ortiz Zamora la aportación municipal se canceló, lo que originó que el entonces Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) terminara también su participación. Hoy el Centro Cultural La Libertad depende en exclusiva del gobierno del estado a través de un patronato presidido de manera honorífica por Mariana González Foullón y el presidente es el alcalde de Apizaco en funciones; también participan el director del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, el responsable del Fideicomiso de Ciudad Industrial Xicohténcatl, el rector de la Universidad del Valle de Tlaxcala. Asisten a las sesiones del patronato enviados de la Secretaría de Finanzas y de la Contraloría del Ejecutivo

 

Gabriel Carmona asegura que hay compromiso en La Libertad. Dice que se trabaja con grandes expectativas fundadas en su crecimiento, ejemplificado en el registro de más de 150 niñas y niños para cursos de este verano. Califica como incuestionable la evolución del centro que en 2011 tenía 12 talleres y una población de 200 alumnos, para que apenas cinco años después, este 2016, sean ya 29 talleres que cobijan 600 alumnos. Incluso, la capacidad de La Libertad es la suficiente para albergar este año la tercera edición del Festival Internacional de Artes Escénicas Tlaxcala Cuna del Teatro.

 

Desecha temores de un eventual cierre de La Libertad confiado en su administración: “El órgano de fiscalización nos ha estado revisando desde 2011 hasta 2015 y no hay ya observaciones. La irregularidad en los pagos genera incertidumbre sobre la permanencia de La Libertad, pero es este un fideicomiso que está trabajando y espero que en muy poco tiempo se regularice”.

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia