Leva anclas el festival
Tlaxcala Cuna del Teatro

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Escena de Medea en el espejo, grupo Tlaloque

Estridencias y armonías esparció en el aire la tercera edición del Festival de Artes Escénicas Tlaxcala Cuna del Teatro. Tres años cumplió y se percibe una evolución en la organización en tanto que la calidad de obra, altibajos registrados, es ya de mayor rango. El apoyo técnico y logístico supera deficiencias en tanto que los mayores pendientes pueden anotarse en la difusión y en la curaduría.

 

Tres meses atrás se emitió la convocatoria y a su influjo respondieron 14 compañías que desde España, Colombia, Argentina y México que se presentaron durante cuatro días fundamentalmente en Apizaco.

 

El imberbe festival tiene ya visos de mayoría de edad y amenaza con erigirse como el más importante de la región en su tipo. Las nuevas autoridades tendrán que decidir su apoyo a un evento cultural que da nombre y prestigio al estado.

 

Un somero paseo por cada obra de las presentadas en el festival descubre destellos y sombres. He aquí…:

 

Shakespeare inédito

Móvil, pantanoso, mutable, el trabajo escénico inaugural del festival corrió a cargo de la Liga Profesional de Improvisación, quien desde Buenos Aires, Argentina, trajo un maleable, diferente Shakespeare en cada una de las dos presentaciones que ofreció en el festival. Hamlet, Lady Macbeth, Ricardo III y Desdémona llevan adelante una tragedia corta que nunca es la misma ante la omnipresencia del director que todo mueve, que todo redirige, que todo improvisa. El público, incluso, tiene participación en la construcción de la trama en cada ocasión.

 

Pero hay hilos conductores, espacios ya establecidos, áreas seleccionadas de antemano; fuera de eso, reina la improvisación. En tanto corren las pasiones, los rencores sobre el escenario, el director, sobre el mismo proscenio, susurra a cada actriz o actor líneas de actuación a seguir. Montado en la escenificación, ordena la iluminación misma. Es un megalómano trabajo directriz. Pero la obra sale bien librada y al final flota en el ambiente el dulzón sabor de la tragedia…

 

Romeo y Julieta / Dos

Dos años consecutivos que Apizaco recibe a la española compañía Antzoki Teatteri, este año con dos montajes: Romeo y Julieta y Dos.

 

Romeo y Julieta es la más que conocida historia de dos jóvenes que desafían a todos, familias incluidas, con tal de vivir juntos. Ambos enfrentan las enormes resistencias familiares y ambos, finalmente, como el drama de Shakespeare, mueren juntos. Pero en esta mirada distinta, como promocionó el grupo su trabajo, Romeo y Julieta padecen retraso mental, hecho que según se le mire, puede envolver el trabajo en un manto de ternura y de concientización social, o bien puede ser un elemento que trate de atraer morbo para equilibrar un montaje que cojea visiblemente.

 

Las discretas actuaciones son insuficientes para levantar un montaje que apenas puede aterrizar dignamente.

 

‘Dos’ es una comedia en un parque, donde dos personas: ella, sola y sin mayores ambiciones; él, encantado en un mundo que existe sólo para sí y para su mente encerrada en una suerte de retraso mental.

 

La trama transcurre en un parque y en el surtidor de juegos y escarceos que dibujan su acercamiento y su alejamiento. Un tour de force desequilibrado que nadie gana.

 

Antzoki Teatteri presentó, en la edición pasada del festival, el mejor montaje y este año sus obras presentadas caminaron en sentido inverso: de un forzado Romeo y Julieta a un insustancial Dos. Mención especial para Tony Casla, su director, quien parece tener un acercamiento casi patológico con las discapacidades y las enfermedades mentales: el año pasado trajo un montaje sobre el Alzheimer y este año los dos sobre retraso mental.

 

Abadón y la Caravana del Exterminio

Como si falta nos hiciera, directamente desde Manizales, Colombia, el grupo Teatro Inverso trajo consigo un montaje que supura violencia, narco y sangre. Historia muy larga en Colombia que en fechas recientes apenas han logrado mitigar, que no desaparecer.

 

Sicarios, balas, muerte… salsa, cumbia, ritmo… tan antagónicos como la vida y la muerte. Pero Teatro Inverso logra unirlos en una dinámica mezcla que en ocasiones se torna caótica. Es vistosa y con ritmo, pero a ratos inconexa.

 

Este discurso escénico tiene eco, y mucho, justamente en México, por el alto grado de violencia del crimen organizado que padecemos ambos países. Hay, pues, puntos de contacto, pero el montaje no acaba de pulirse, de transformarse en diálogo.

 

Señor Quijote mío

Probablemente el mejor montaje presentado en el festival. Es la clásica historia del Quijote y su espejo Sancho Panza en su eterna lucha contra mis miedos y los de afuera. Es una puesta convencional en tal sentido. Pero sobresale aquí el trabajo de la actriz y de los tres actores, quienes de una idea muy sencilla, casi rupestre, con su actuación lograr inyectar vida al escenario, le dan ritmo, alegría y exponen una historia atrapante, pegajosa.

 

La calidad de ninguna manera está reñida con la sencillez. Un buen montaje no necesariamente debe ser denso, oscuro o metafísico. Los chilangos de Perro Teatro no se meten en honduras y optan por una humilde y llana historia que, he aquí la trampa, desarrollan con donaire, con gracia. En la sencillez está su virtud, pero también su defecto. El público se los reconoció y retribuyó.

 

Resilencia

En extremo duro fue el montaje de la compañía coahuilense Hoja en Blanco. Resilencia busca acercarse lo más posible a los drenajes y aguas negras que vivieron los presos políticos en la Sudamérica de los 70, en este caso en Uruguay.

 

Se trata de un monólogo que supura las heridas de un preso víctima de tortura por el ejército uruguayo a lo largo de más de 10 años. Juegos de luz, de sonido, pero sobre todo la actuación consiguen hacer desfilar ante los ojos y oídos del público, las cadenas, los golpes, las rejas, el dolor, la desesperación, la desesperanza de alguien que teme no ver más nunca el sol.

 

Un tema tan común para nuestra Latinoamérica y tan vigente… como siempre lo ha sido.

 

La Corte de los Bufones, paso a paso la comedia

Una comedia cuyo mayor valor está depositado en los llamativos atuendos y máscaras, caracterizaciones que estéticamente cumplen cabalmente con su misión de llamar la atención… ¿La trama?… bueno…

 

La trama es un lugar común: un distante lugar en el imaginario donde transcurren escenas hilarantes y circunstancias risibles… nada fuera de lo normal.

 

Sueña mexicano

La agrupación chilanga Casa de la Sal participó el año pasado en el festival Tlaxcala Cuna de las Artes con este mismo montaje (suceso de llamar la atención). Y a un año de distancia es posible establecer comparaciones.

 

El trabajo parece caminar en retroceso. Lo que en 2015 era un montaje dinámico, rítmico, orgánico, hoy se presentó semi estático, débil y en ocasiones hasta con cierta falta de energía. Las actuaciones sólo esbozaron personajes pero nunca pudieron comunicarse profundamente con el público.

 

I love Carmen

Montaje de Nabucco Teatro (Ciudad de México) que sólo quedó en buenas intenciones. El tema es la soledad en la mujer, justificante preciso para un monólogo con una mujer. ¿Extraño? No necesariamente hablar de la soledad tiene que hacerse en solitario.

 

Pero no, esta mujer habla de su soledad y queda en soledad con respecto al público. Un texto titubeante y una actuación débil impiden que la comunión obra-público se concrete.

 

Quijote con títeres

La compañía de Carlos Ancira (Ciudad de México) tiene ya lustros sobre los escenarios, presumen por ello cierta soltura y su contacto con el público es amplio, pero no profundo.

 

Su Quijote mezcla títeres y actores en una amalgama que fuera de esa soltura y contacto -que no comunión- con el público, no ofrecen nada más. Es un Quijote bastante deslucido y pretencioso. La compañía tiene la mira muy alta para tan bajo su vuelo.

 

Sueños de un seductor

Es el más llano teatro escolar. Bacanda Teatro (Cobat 20 de Ixtenco, Tlaxcala) es el ganador el año pasado del premio estatal de teatro escolar… pero aún es un trabajo muy en embrión, muy en semilla, que requiere mucho trabajo y perseverancia.

 

En este festival la Cuna del Teatro ofrecieron un montaje extraído del cine: un amante del cine es abandonado por su esposa, busca a la suplente y después de varios fallidos intentos la encuentra en quien menso espera. Sencilla trama y actuaciones ganosas… algún día pueden ser prominentes figuras del teatro en México… ¡díganles que no!

 

Putas letras

Los apapachos del sistema no pueden inventar realidades. No es posible, aún, que la voluntad oficialista extraiga arte por decreto.

 

La directora ha recibido un baño de incienso y mirra prodigado desde Palacio de Gobierno: la mueven, la festinan, la arropan, la publicitan… y…

 

El montaje es una propuesta de parodia: diversos hechos de prostitución intelectual que son investigados por un detective. La idea tintinea. Pero la hechura rompe las suturas: el deficiente trabajo actoral, sobre todo de los jóvenes él y ella, desbordan cualquier intento de mínimo de presentar un digno trabajo… Falta trabajo, ¡Mucho trabajo!

 

Medea en el espejo

El grupo anfitrión, Tlaloque (La Libertad, Apizaco), ofreció un más pulido trabajo escénico. Estrenada pocos meses atrás, ‘Medea en el espejo’ se ufana de un mejor ritmo y sincronización entre las actrices. La expresión corporal, sin estar aún acabada, sí experimenta una mejoría con respecto a su fecha inaugural.

 

El trabajo podría pensarse fue diseñado para espacios abiertos, pues sólo en ese tipo de foros se ha presentado, esta ocasión en un claustrofóbico Museo Casa de Piedra en Apizaco y en el mismo patio de La Libertad.

 

La iluminación tiene ya más participación en la creación de atmósferas y las miríada de ninfas y mancebos actrices y actores nóveles hierve a mayor temperatura.

 

En suma, el Festival de Artes Escénicas Tlaxcala Cuna del Teatro con esta su tercera edición ve muy cerca su madurez y con ello su entrada a las ligas mayores. La organización deberá afrontar ahora uno de los sucesos más desestabilizadores que estremecen, injustificadamente, nuestra convivencia social toda: el cambio de gobierno. Agoreros de tempestades advierten ya de una desaparición de La Libertad, en aras de fortalecer un Centro de las Artes que navega aún en la zozobra. ¡Eso sólo es posible desde la ignorancia!

 

Pero por sí solo, el festival ya es navío que enrumba a los grandes escenarios.

 

¡Todos a bordo!

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia