Poetas latinoamericanas para
entender dolor y sufrimiento

Gustavo López
 
   
 
 

 

No toda la poesía escrita por mujeres significa Sor Juana Inés de la Cruz. Claro que es una de las creadoras más importantes por haber creado un diálogo crítico con su tiempo; no sólo del lado literario, sino por su cuestionamiento social del ‘rol de las mujeres’ en su sociedad. Pero el encasillamiento y la reducción afecta al momento de buscar poetas de otros países e, incluso, de México.

 

Este artículo es una botella de cristal que lleva algunos textos de algunas poetas que he descubierto hace algún tiempo. Aunque la verdad, algo descubrieron en mí y por eso me gustan. Dolor y sufrimiento son dos palabras que acceden a algún punto de esta selección, pero también hacen evidente que detrás de estos sentimientos también hay una cierto tipo de claridad.

 

Arbitrariamente esta selección de latinoamericanas juega con diez y a propósito confundo sus nacionalidades para decir que todas nacieron en Argentina, Cuba, México, Perú y Uruguay.

 

                                        SOY LA MUCHACHA MALA DE LA HISTORIA

 

                                        María Emilia Cornejo

                                        (1949-1972)

 

                                 Soy

                                 la muchacha mala de la historia,

                                 la que fornicó con tres hombres

                                 y le sacó cuernos a su marido.

                                 Soy la mujer

                                 que lo engañó cotidianamente

                                 por un miserable plato de lentejas,

                                 la que le quitó lentamente su ropaje de bondad

                                 hasta convertirlo en una piedra

                                 negra y estéril,

                                 soy la mujer que lo castró

                                 con infinitos gestos de ternura

                                 y gemidos falsos en la cama.

                                 Soy

                                 La muchacha mala de la historia.

 

 

 

 

 

                                       A EROS

                                       Alfonsina Storni

                                       (1892-1938)

 

                                 He aquí que te cacé por el pescuezo

                                 a la orilla del mar, mientras movías

                                 las flechas de tu aljaba para herirme

                                 y vi en el suelo tu floreal corona.

                                 Como a un muñeco destripé tu vientre

                                 Y examiné sus ruedas engañosas

                                 Y muy envuelta en sus poleas de oro

                                 Hallé una trampa que decía: sexo.

                                 Sobre la playa, ya un guiñapo triste,

                                 Te mostré al sol, buscón de tus hazañas.

                                 Ante un corro asustado de sirenas.

                                 Iba subiendo por la cuesta albina

                                 tu madrina de engaños, Doña Luna,

                                 y te arrojé a la boca de las olas.

 

 

 

 

                                        MAMI

                                        Georgina Herrera

                                        (1936- )

 

                                 El día es propicio

                                 para salvar distancias.

                                 Hasta las nuestras.

                                 Por eso te llamo

                                 con un apodo familiar y antiguo.

                                 Puede

                                 empezar ya en ti el asombro desde

                                 el sitio en que estás por estas

                                 cosas que vas a oír.

                                 ¿Cómo pudo existir tan grande espacio

                                 entre las dos? ¿Cómo

                                 vivimos tantos años sin que nada

                                 fuese a ambas común?

                                 Ahora

                                 es que puedo entender. Y te agradezco

                                 el desamor, la angustia,

                                 el desamparo. Y

                                 la total ausencia de esa sustancia

                                 elemental que me hace

                                 vivir sin nadie, en medio

                                 de mil manos, deseando

                                 una mano que impida

                                 mi perenne caída inevitable.

 

 

 

 

 

                                        OTRA BELLEZA

                                        Sonia Scarabelli

                                        (1968- )

 

                                 Mamá, yo ahora tengo otra edad

                                 y me encuentro una belleza distinta,

                                 algo que no viene ni de la noche ni del día,

                                 una manera de ser del cuerpo que se cae:

                                 la carne se va despidiendo de los huesos

                                 (eso que todavía no se nota),

                                 Se ablanda y mete un miedo

                                 Parecido a la verdad.

                                 A lo mejor es algo a lo que nadie

                                 llamaría belleza, una cosa

                                 que ya no hay, que viene

                                 de todo lo que se cansa y se desgasta,

                                 pero cuando la miro para adentro

                                 ¿qué oscuridad más serena

                                 la que me encuentro!

                                 Y a veces, qué ganas de reírme

                                 por ir dejando atrás esa forma del tiempo,

                                 qué ganas de reírme y de bailar

                                 como una muchacha.

 

 

 

 

 

                                        MIENTE MI CORAZÓN CUANDO TE AMA

                                        Concha Urquiza

                                        (1910-1945)

 

                                 Miente mi corazón cuando te ama,

                                 hecho intérprete fiel de mi sentido,

                                 como el eco en abismo percibido

                                 que el viento, no la voz, forma y derrama.

 

                                 Este imperioso afán que te reclama

                                 no en el centro del alma fue nutrido:

                                 me ha turbado sin mí, como el sonido,

                                 es ajeno a mi ser, como la llama.

 

                                 Cuando la sangre el corazón satura

                                 de sólo tu sabor –término medio

                                 en loco silogismo de amargura-,

 

                                 inaccesible al implacable asedio,

                                 como trozo de plomo en agua oscura

                                 húndese el alma en silencioso tedio.

 

 

 

 

 

                                        INSTRUCCIONES PARA CONTAR MUERTOS

                                        (Fragmento)

                                        Sara Uribe

                                        (1978- )

 

                                 Uno, las fechas, como los nombres, son lo más

                                 importante. El hombre por encima del calibre de

                                 las balas.

 

                                 Dos, sentarse frente a un monitor. Buscar la nota

                                 roja de todos los periódicos en línea. Mantener la

                                 memoria de quienes han muerto

 

                                 Tres, contar inocentes y culpables, sicarios, niños,

                                 militares, civiles, presidentes municipales, migrantes,

                                 vendedores, secuestradores, policías.

 

                                 Contarlos a todos

 

                                 Nombrarlos a todos para no decir: este cuerpo podría

                                 ser el mío.

 

                                 El cuerpo de uno de los míos.

 

                                 Para no olvidar que todos los cuerpos sin nombre

                                 son nuestros cuerpos perdidos.

 

                                 Me llamo Antígona González y busco entre los

                                 muertos el cadáver de mi hermano.

 

 

 

 

 

                       TODOS LO SABEN

                       Juana Bignozzi

                       (1937-2015)

 

                   Todos lo saben

                   y entonces buscan mi compañía para charlar por las noches.

                   sin embargo yo conozco a alguien que quiere morir en paz consigo mismo

                   y me produce estremecimientos, insomnio, soledad,

                   porque la paz consigo misma sería una guerra sin fin,

                   dos o tres asesinatos inevitables y alguna entrega desmedida

                   que no entra en mis planes.

                   Sin embargo yo sueño por las noches

                   con un jardín inmenso donde los muertos se levantan para saludarme;

                   yo sueño con un hombre que me inquieta y como lo ignora

                   me habla amigablemente del resto del mundo

                   y de mis múltiples amores, tan simpáticos,

                   tan apropiados como tema de conversación.

 

 

 

 

 

                                        EL POEMA ES SÓLO ESTO

                                        Laura García del Castaño

                                        (1979- )

 

                                 El poema es sólo esto

                                 La galletita del enfermo,

                                 el vaso con agua del moribundo,

                                 la propina del que abrió las puertas,

                                 la visita del preso,

                                 un techito para el insolado,

                                 la masturbación del viudo,

                                 el trueno en la sequía de toda una vida,

                                 un remo en el oleaje de los hombres,

                                 el primer canto de gallo,

                                 la medalla en el respaldo del agobio.

                                 No le pidas amistad, resurrección, cuidados de enfermera.

                                 No te dará apellido, vacaciones, hospedaje.

                                 No le des conversación.

                                 El poema abandona tu oscura importancia

                                 te convierte en su rehén, su leña, su mascota,

                                 en alguien que abandona sus certezas

                                 para hundirse en el desierto

                                 de un reloj de arena,

                                 en señal de espejismo.

 

 

 

 

 

                                        CENIZAS

                                        Alejandra Pizarnik

                                        (1936-1972)

 

                                 Hemos dicho palabras

                                 palabras para despertar a los muertos,

                                 palabras para hacer un fuego,

                                 palabras para poder sentarnos

                                 y sonreír.

 

                                 Hemos creado el sermón

                                 el pájaro y del mar,

                                 el sermón del agua,

                                 el sermón del amor.

                                 Nos hemos arrodillado

                                 y adorado frases extensas

                                 como el suspiro de las estrellas,

                                 frases como olas, frases como alas.

 

                                 Hemos inventado nuevos nombres

                                 para el vino y para la risa,

                                 para las miradas y sus terribles caminos.

 

 

 

 

 

YA NO

Idea Vilariño

(1920-2009)

 

Ya no será

ya no

no viviremos juntos

no criaré a tu hijo

no coseré tu ropa

no te tendré de noche

no te besaré al irme

nunca sabrás quién fui

por qué me amaron otros.

 

No llegaré a saber

por qué ni cómo nunca

ni si será de verdad

lo que dijiste que era

ni quién fuiste

ni qué fui para ti

ni cómo hubiera sido

vivir juntos

querernos

esperarnos

estar.

 

Ya no soy más que yo

para siempre y tú

ya

no serás para mí

más que tú. Ya no estás

en un día futuro

no sabré dónde vives

con quién

ni si te acuerdas.

 

No me abrazarás nunca

como esa noche

nunca.

 

No volveré a tocarte.

 

No te veré morir.

 

 

 

 

 

La poesía del dolor y el sufrimiento habla de la vida, porque toda la vida inicia y termina así.

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia