En pausa encuentro entre
artistas y el titular del ITC

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Trabajadores de la cultura en su reunión previa

 

Se reunieron ellos y sus carencias, ellos y sus aspiraciones, ellos y sus derechos. Vista la coyuntura, un grupo de creadores se ensambló en una pulquería donde propusieron, analizaron, debatieron y finalmente engendraron una propuesta: buscar acomodo para dos de ellos en el consejo directivo del Instituto Tlaxcalteca de Cultura (ITC). Los investidos: la fotógrafa Carol Espíndola y en el pintor y promotor cultural Rafael Cázares.

 

Presentaron ya su solicitud de entrevista con el nuevo titular del instituto, Juan Antonio González Necoechea, y están a la espera de que se les fije fecha para el encuentro.

 

Buscan -aclara Carol Espíndola- integrar una auténtica representación de artistas al consejo directivo del ITC, aunque cuando menos por el momento, el autodenominado Consejo Ciudadano para la Cultura y las Artes de Tlaxcala no tiene más agenda. Su objetivo, eso sí, está fijo en una modificación a la ley que les permita –asegura Carol Espíndola- participar en la construcción de políticas públicas en el campo cultural local.

 

La travesía de este grupo heterogéneo nace con el proceso electoral local de 2016, cuando en busca del voto el candidato priista Marco Antonio Mena Rodríguez sostiene reuniones con algunos artistas. Esa semilla germinó en más reuniones, ahora sin candidatos, pero reuniones -reconoce Carol- informales, catárticas, más que sesiones de trabajo convocadas ex profeso

 

En ese hasta ahora único encuentro grupal general los asistentes descubrieron que Rafael Cázares estaba suficientemente empapado de conocimiento sobre el consejo directivo del ITC. “Algunos habíamos revisado ya la ley, que es la ley de creación del Instituto Tlaxcalteca de Cultura que data aproximadamente del 85, aunque ha tenido algunas modificaciones, la más reciente de ellas en 2014, cuando justamente se modificó a los integrantes del consejo directivo del ITC. Son siete miembros en este consejo y dos de ellos tienen que ser representantes de los artistas y de organizaciones culturales. Nosotros teníamos la duda de quiénes han sido esos miembros y la ley no contempla el proceso de elección. Fue algo de lo que se platicó en esa reunión”.

 

Y añade: Lo que pedimos, en primer lugar, es a partir de la ley que existe transparentar el modo de elección de los miembros del consejo que representan a los artistas y, si fuera posible, modificar la ley. Sabemos que hay consejos en otros estados, por ejemplo en Monterrey, donde se escogen vocales por gremio y más o menos son 19 integrantes del consejo, quienes tienen voz y voto. A nosotros nos gustaría replicar quizá un modelo que ya existe en el mismo país, para lograr que las políticas culturales en el estado sean participativas, que es la norma, el común, de la política en el estado… y eso es lo que viene, según hemos escuchado al propio gobernador: que las políticas públicas tiene que ser participativas y ciudadanas.

 

El Consejo Ciudadano para la Cultura y las Artes de Tlaxcala pretende ahora conocer a los actuales miembros de ese consejo, sus fechas de sesión y entregar un compilado de las leyes de otros estados. “Por ejemplo en Puebla hay un consejo municipal de cultura y artes y quienes ganan anualmente el premio municipal de arte, automáticamente se integran al consejo durante un año. Quizá podamos replicar algún modelo de los que ya existen”.

 

Su solicitud de audiencia con el nuevo titular del ITC tiene ya los sellos de recibida, “pero no nos hemos reunido todavía con nadie del instituto”.

 

En el hipotético caso de que se acepte la propuesta de integrarse al consejo del ITC, su primera propuesta como representantes de los creadores es precisamente el incremento del número de representantes. “Dos representantes de los artistas son muy pocos. Creemos que debe ser un representante por disciplina: un representante de teatro, un representante de danza… o sea, empezar a incluir más a todos”.

 

- ¿Tiene ustedes en mente la experiencia de los consejos consultivos?

 

Hay algunos consejos consultivos que todavía funcionan, pero no dentro del consejo directivo del instituto. Por ejemplo para las becas de Pecdat hay representantes de artes visuales, de música y los demás, pero son para otros fines.

 

- Y son nombrados por la institución, no por los gremios. En el foro reciente en el presídium estuvieron dos “representantes” de los artistas, pero no nombrados por los artistas.

 

Exacto. Lo que buscamos es que estos representantes sean nombrados por los artistas.

 

 -En el caso de que su propuesta sea aceptada y se integren al consejo directivo del ITC, ¿qué políticas convendría, desde el punto de vista de, cambiar, o mejorar, o implementar, o reformar?

 

Creo que hay una parte muy importante que no se está trabajando, y no sólo en Tlaxcala, en muchas partes del país, que es la formación de públicos. De pronto estamos formando quizá artistas, pero no estamos formando públicos. Las mismas becas, como el Pecdat (Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico de Tlaxcala) o hasta de la Unesco, contemplan financiamiento para la formación de públicos. Es decir, llegar a la población para informarles de lo que hay, por ejemplo, en los museos, para que se acerque a ellos y con información anticipada. Que antes de entrar sepan lo que van a ver.

 

Carol Espíndola revela que el Consejo Ciudadano para la Cultura y las Artes de Tlaxcala ha registrado nuevos acercamientos de artistas interesados en hacer que su voz se escuche, pero “como no es nada formal ni es una asociación civil constituida legalmente, tanto Rafael y yo sabemos que esa representación quizá tampoco pueda ser formal, es algo que se dio y es como el primer paso hacia hablar del tema”.

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia