No quieren, pero tendrán que hacerlo

Editorial
 
   
 
 

 

Nunca, o casi, ha sido su interés…

 

Nunca han instituido un programa de cultura real, válido y verdadero cuando les toca un cachito de poder…

 

Nunca se han acercado, solícitos, al sector para extender la mano y la bolsa…

 

Nunca han dado respuesta a los reclamos de los usuarios…

 

… Pero en contraparte complementaria…

 

Apenas llega la fiesta del pueblo corren al ITC para gestionar la presentación de los artistas locales… gratis, por supuesto… aunque paguen miles a los espectáculos…

 

Ejecutan, sobre todo Tlaxcala y Apizaco, grandes festivales devoradores de divisas y de espacios, pagando grandes honorarios… para artistas foráneos, sobre todo de televisión…

 

A los titulares no los volvemos a ver en eventos del sector, aun organizados por ellos…

 

A la menor provocación huyen de responsabilidades… reniegan compromisos…

 

Dejan al director de cultura en completa indefensión…

 

La soga de los recortes presupuestales aprieta la garganta de estados, municipios y personas, justo cuando crecen las demandas, justo cuando se expande la sensación de movilidad, justo cuando se sentía el aire fresco del impulso, resultado en suma de esfuerzos particulares.

 

¡Y nos dicen que harán mucho con poco!

 

¡Lo que no hicieron cuando tenían mucho!

 

Ahora los ayuntamientos no podrán sacar la vuelta. No tiene por dónde… y lo saben. Entienden que habrá que entrar con recursos, con infraestructura, con programas, con apoyos… o ligar su parte a la marcha del gobierno del estado, o del federal, todo ligado a la dinámica interna que el sector cultural aviva siempre.

 

Dicen en el gobierno del estado: habrá que construir alianzas para algo hacer en cultura. Y voltean la vista a los ayuntamientos… quienes silban una tonada, entornan la mirada y la clavan en algún muy lejano punto del horizonte.

 

Los municipios también tendrán menos dinero, cuando las exigencias aumentan. Y ahora se anuncia la presión del gobierno estatal coaligado con su par federal… ¡y los artistas! Esos urticantes entes que encuentran maneras de sorber sangre hasta de las piedras. Los alcaldes fruncen el ceño y la preocupación les suelta el estómago… ¿Cómo hacer bolsa para su retiro? ¿Pasar por las arcas públicas y no dejar una huella? ¡Jamás!

 

Pero no podrán esquivar siempre la convocatoria y eventualmente tendrán que entrar al juego de la cultura, aunque habrá que vigilarles muy de cerca, por el peligro de que los magros recursos se diluyan gota a gota en cosas como las que la UAT festina en su Centro Cultural Universitario –excepto la danza-, como como aquellos engendros de teatro que desde el arrabal televisivo el ITC trajo para vender como cultura.

 

No. Habrá que trabajar con los artistas locales, no contra los artistas locales.

 

Habrá necesidad de montar programas conjuntos, ofrecer apoyos con bolsas compartidas, habrá que ayuntar la infraestructura, sea quien sea el encargado de mantenerla, habrá que ejecutar giras dentro y fuera del estado: llevar libros y traer teatreros, llevar pintores y traer músicos, importar maestros y exportar artesanos…

 

Parados en la saliente que se asoma al precipicio, si no queremos caer tenemos que sostenernos unos a otros…

 

No hay más…

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia