Celebra Miguel N. Lira a quinceañera

Piedra de Toque
 
   
 
 
Carmina Toriz de celebración en celebración

 

Todo ese mundo de fantasía en rosa que vivía Carmina Toriz previo a su fiesta de quince años, todo ese temblor que la acompañaba a todas partes fue remarcado, fue exaltado de manera superlativa: su famoso tío, Miguel N. Lira, le escribió un texto que leyó en la noche de ejecución… y los vapores del escrito fueron vueltos a aspirar apenas semanas atrás en Tlaxcala.

 

En ocasión de la reedición del libro ‘Una mujer en soledad’ en el Museo Miguel N. Lira, apenas en febrero reciente, Carmina Toriz con la lectura del texto celebratorio escrito especialmente para ella, hizo un regalo a los asistentes y al museo con una copia.

 

Un sorprendido Jaime Ferrer tomó nerviosamente una gruesa carpeta marrón con pastas duras, y entre tragos de saliva y uno que otro pitido en la voz leyó lo siguiente:

 

 

De los macizos juncos que sostienen tu figura de doncella,

en el opulento pastel que han hecho las manos hacendosas de tu madre,                               

votan para tí, en esta noche de tus quince noviembres,

delicados, generosos, ramos de rosas.

 

Ellas son de pétalos suaves, coloridos,

como tus sueños que ya empiezan a tener

ese tinte y esa huella frescura.

 

Esplendorosos y nítidos se entregan a ti

para que no los manchen los duendecillos de la maldad

ni se mustien al contacto de lo impuro.

 

Color de rosas siempre míralos un año y otro,

en el devenir de tu vida que hoy se entrega a todas las acechanzas,

que debe resistir, si se envuelven de la perfidia.

Que es menester que arropes amorosamente,

si las alienta la bondad y la virtud

como atributos esenciales de la mujer.

 

Firme siempre sobre ti misma,

ni te ofusques ni normes,

antes bien esgrime la verdad y el amor,

que ellos han de ser tu mejor baluarte.

 

Que tu frase sea sincera.

Que tu perdón hacia las faltas o errores ajenos sea pronto.

Que no se desboquen de tu corazón los toros bravíos

de la mentira, del rencor, del pensamiento ligero y de la liviandad.

Porque su arranque puede llevarte

a perder los roles de tu pureza y de tu feminidad.

 

Se igual en tu vida futura a las vestades griegas,

las intocadas de los dioses cuya pureza era prístina,

Y aún más que los dedos albos que cubrían su desnudez.

 

Que el viento alegre y la tormenta recia,

que de cuando en cuando azotan a todo ser,

no modifiquen tu voluntad de ser buena

ni enloden tus pensamientos puros.

 

Que el dolor y la pena, la angustia y la amargura

no claven en ti sus ardientes puñales inmisericordes.

 

Mira tu vida envuelta siempre en el tul vaporoso,

seco, de tu imagen de dulce,

para que se transparenten tus pasiones y tus sueños,

tus amores y tus deseos hoy y siempre inmaculados,

orgullosos de sí mismos y de tí

si los alientas con lo mejor de tu ser.

 

Si esto logras en los años que empiezan esta noche

a contar en tu existir,

habrás conseguido mantener el tinte de tus sueños

eternamente igual al de las rosas que brotan en los juncos

sobre los que tu madre, ejemplo de cariño para ti,

modelo incontrastable de bondad hacia todo lo que tú representas,

te quiso provocar ante las miradas de todos.

 

Pendiente sales a la vida, como un sol y una luna,

purísimos, altos y luminosos.

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia