De Tepetitla a Cannes

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Escena de Bajo la niebla

 

De uno de los municipios más pequeños del más pequeño estado de la república, de Tepetitla de Lardizábal, Tlaxcala, nace un colectivo de facto –no hubo acuerdo; son primos, hermanos y amigos que deciden trabajar juntos- que hoy cruza la puerta del festival de cine más prestigiado en el mundo en cuando a calidad: Cannes.

 

El cortometraje “Bajo la niebla” se proyectará en una de las secciones del famoso festival francés, pero no entrará en competencia. Ello no es óbice para festinar un paso tan importante, subraya eufórico un radiante David Zagoya Sandoval, director del corto.

 

Pero en Tlaxcala calculan que el cortometraje se presentará en alrededor de diez meses, dependiendo de la respuesta en Cannes y que puedan introducirlo en otros festivales.

 

“Bajo la niebla” narra la historia de un encuentro vía internet entre dos personas completamente desconocidas, quienes acuerdan un viaje juntos a la montaña. Una vez ahí paulatinamente van descubriéndose entre sí y salen a flote sus diferencias. “La premisa es que los medios de comunicación, específicamente el internet, nos acerca físicamente pero nos aleja de nosotros mismos. Es un tema muy actual que estamos viviendo. Es un tema muy cotidiano que a cualquiera nos puede pasar. Quise enfatizar que no somos tan unidos como parecemos; las redes sociales en lugar de unirnos nos están separando un poco de la realidad”.

 

En tres fines de semana el equipo de producción realizó un corto de 13 minutos 40 segundos. El rodaje tuvo lugar en San José Teacalco, donde levantaron varias tomas, y fundamentalmente en su natal Tepetitla. La preproducción les llevó tres meses. Para conformar su elenco de actuación hicieron casting en Tlaxcala y Puebla, pero aquí “casi nadie asistió, sólo José Luis Castilla, pese a que se invitó a otras gentes como Erick Barba”.

 

El sonido directo y la mezcla de audio es responsabilidad del primo Iram Zagoya Montiel, quien fue el creador de la banda sonora, gracias a sus estudios musicales en el conservatorio de Puebla y en la UNAM, además de perfeccionar en Europa su conocimiento cinematográfico, en imagen y en sonido.

 

David Zagoya nace para la cinematografía en 2003, cuando en complicidad con su primo Hadid Zagoya filman su corto ‘Pachuco café’. “Ahí nace mi interés por ver y hacer cine, pasar de ser espectador a ser hacedor. Me he formado poco a poco: tomé un taller aquí en Tlaxcala en el 2013 con el director de ‘El violín’, Francisco Vargas; tomé un diplomado en el Instituto Tlaxcalteca de la Juventud (ITJ) con el guionista de ‘La jaula de oro’… y así me he empapado del medio. De ahí siguen otros cortos y me aparté un poco por los estudios -soy diseñador gráfico-. Regresa de Francia mi primo Iram y entonces retomó la tarea de hacer cortos y proyectos. A la fecha cortos míos íntegramente son dos, aunque hay alrededor de diez más que he trabajado con mis primos, además de un largometraje”.

 

Estudiante a punto de terminar la carrera en arte teatral, Diana Laura Sánchez López, una de las actrices, tiene ya en su haber algunos cortometrajes y uno largo. Su personaje es la amiga de una muchacha que conoce a alguien por internet… y no entiende cómo no lo conoce en persona. Un “personaje intrigante, sexual… con enormes raíces mexicanas”, muy diferente a la actriz, como ella misma reconoce, quien por cierto tampoco ha visto aún “Bajo la niebla”.

 

Para el anecdotario: Rocío Ortega Rubio desde su niñez sufría en su natal Tepetitla las trastadas del clan Zagoya… y hoy es la tímida encargada de la continuidad.

 

Y la diosa de la casualidad un día puso en sus manos la convocatoria de Cannes, se interesaron, enviaron su solicitud, cumplieron los requisitos estipulados y un jurado, desconocido cuando menos hasta ahora para ellos, los eligió para participar en el festival. Y “más o menos seleccionan un aproximado de 2 mil cortos, de un aproximado de 10 mil o más que me imaginó les llega de todo el mundo”. La noticia les llegó tres días después de la selección, que fue la última semana del abril que recién feneció.

 

Participarán en una sección del festival de Cannes que no es competencia, es únicamente mostrarse. Y de ahí esperan lograr la suficiente penetración para colocar el corto en otros festivales, ya seas latinoamericanos, europeos o donde se pueda…

 

En tanto corre su camino “Bajo la niebla”, el equipo creativo se encuentra ya en la escritura del guión del siguiente cortometraje.

 

La zapatilla de cristal abandonada en mitad de la escalera…

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia