La dicotomía del arte: crítico o comercial

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 

 

Al arte, a partir de la caída del muro de Berlín, cambió. A partir de ese momento el arte que venía haciéndose, cambia, para convertirse en un arte donde hay nuevas reflexiones, donde hay uso de materiales diversos.

 

Periodista, investigadora, crítica y curadora de arte moderno, Ingrid Suckaer de visita en Tlaxcala habla de su campo de trabajo: el arte contemporáneo. Pero es un arte, a su juicio, donde todo cabe: desde aquel que se hace sobre débiles cimientos, o casi sin ellos, hasta ese otro expresado en una postura crítica hacia la sociedad, o hacia diversas situaciones nodales en la historia del ser humano.

 

En todo ese devenir, advierte que el mercado está jugando un papel muy determinante en el arte, debido a que “históricamente el arte ha pertenecido a ciertas élites y en la actualidad hay ciertas galerías, ciertos curadores, ciertos artistas que se prestan para caer en esta situación, en la cual el mercado es el que va dictando las líneas de lo que se va poniendo de moda. Y hay artistas que no tienen un fundamento para hacer un trabajo sólido, y eso es un arte vacío. Pero eso es parte del momento que estamos viviendo, donde como siempre hay un poco de todo: un arte muy bueno y un arte que no tiene cualidades”.

 

- ¿El mercado es tan fuerte como para determinar qué es arte y qué no es arte?

 

No, yo diría que no. Me da la impresión de que el mercado puede ser muy fuerte e históricamente ha sido determinante en muchos sentidos. Hay historias de siglos atrás donde los marchantes del arte compraban la producción del artista, no con la idea de venderla de inmediato, sino más bien guardarlo para una segunda o tercera generación a futuro, y era una inversión fuerte y segura la que se hacía como parte de herencias.

 

Ingrid Suckaer nos previene de sustos y asombros. No debe sorprendernos –subraya- que en la actualidad el mercado juega un papel, en el sentido de que van poniéndose los precios y hay los grandes marchantes del arte donde se juegan millones de dólares por obras de arte contemporáneo.

 

Siempre habrá –acepta pesarosa- un arte que caiga en ese filo del mercado. Sin embargo, habrá otro arte contemporáneo que no pertenezca a este conflicto que genera el mercado. Será ese un arte que se mantiene dentro de una ética, dentro de una postura de búsqueda sobre lo que el artista esté tratando de transmitir.

 

Hay ideas de artistas que están tan bien planteadas que no necesitan mayor explicación. También hay un tipo de arte contemporáneo en el cual la idea es más criptica y requiere también de un espectador más conocedor. Si algo nos exige el arte contemporáneo, es estar abiertos, es tener curiosidad intelectual, buscar de qué se trata el arte contemporáneo de tal manera que podamos tener cuando menos una postura respecto a lo que está sucediendo.

 

En ese sentido es un arte que puede excluir a cierto tipo de espectador, pero lo importante es ver que lo que predomina es la idea y eso es parte también de responsabilidad del espectador terminar de hacer la obra con su pensamiento, con su experiencia, con lo que dice para él la obra.

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia