Gana Leche de gato la
Muestra Estatal de Teatro

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
La Compañía Nacional de Teatro en el Xicohténcatl

 

Con el montaje Leche de gato, la compañía Imprudentes Teatro ganó la XII Muestra Estatal de Teatro y con ello representará a Tlaxcala en la muestra regional, donde estará en juego la asistencia a la Muestra Nacional de Teatro. Como suplente, para casos emergentes, se eligió a De cómo se salvó Wang Fo, de Aliados Teatro.

 

Leche de gato tiene indiscutibles méritos técnicos, escenográficos y dramáticos, pero sin demerito del trabajo hubo un rubro, tomado como tal por el jurado sin hacerlo público: la visión de género, fundamental a la hora de las decisiones. ¿Sabían los participantes de tal punto de evaluación?... ¡No!

 

En la lectura del dictamen en el teatro Xicohténcatl, Cecilia Sotres, a nombre de ella misma y de Rubén Olivares y Martín López Brie, quienes integraron el jurado calificador, dijo: “Queremos dejar asentado que la obra El club de los fantasmas, de la compañía Factor Teatro, dirigida por Emmanuel Márquez Peralta, estuvo considerada entre las finalistas por la calidad de su factura y el excelente desempeño de los integrantes; sin embargo, el jurado decidió descartarla (subrayado de Piedra de Toque) por considerar que dentro del discurso de la obra se hace pasar un feminicidio como algo insignificante, lo cual resulta delicado en el contexto de un estado como Tlaxcala, cuyo problema con la trata de personas está bien documentado y vergonzosamente silenciado”.

 

Después de la clausura, ya en el remolino de las felicitaciones y las despedidas, Sotres profundizó en el tema: “La obra ganadora lo fue porque presenta un texto muy bueno, un texto brillante. Es la única obra escrita por una mujer, lo que es digno de notarse; es la única protagonista mujer, porque a pesar de que en otras hay mujeres, no son protagonistas, están contando la historia de hombres. En esta obra se cuenta la historia de una mujer, desde una mujer y vista por una mujer… y eso es interesante porque en el 99.9 por ciento de las obras no vemos eso”.

 

Se descartó un trabajo y se premió otro por la visión feminista, de género. Y la convocatoria no ubicó el tema de género como punto a evaluar. Y la razón para descalificar a El club de los fantasmas fue tan importante para ellos que les empujó a hacerlo público, lo que no sucedió con ninguna otra de las propuestas no ganadoras.

 

¿Erróneo dictamen? ¿Impugnable?... No. Pero pareció extremadamente ceñido, tal vez demasiado forzado, a la posición activista misma de la Sotres, restando libertad a los montajes, a los dramaturgos y a los directores. Innegable es la importancia de caminar más honda y decididamente en las visiones de género, pero de eso a desechar un trabajo porque no se abordó correctamente, o premiar otro por tocar atinadamente, a juicio del jurado, un tema no estipulado en la convocatoria, hay una gran distancia.

 

Un tufillo tendencioso, no por la calidad de los trabajos, quedó flotando en el teatro…

 

LA GENERALIDAD

 

A sándwich entre Puebla y la ciudad de México y sin escuelas formales, para Cecilia Sotres y Martín López Brie la situación de la escena teatral tlaxcalteca es compleja.

 

Y añaden que falta mucha profesionalización, más que en nivel de estudio sobre todo en cuestión de técnica actoral, con sus matices y contrastes, entendimiento del texto. En el campo de dirección, sobre limpieza y el discurso, sobre el contexto social y lo que tiene que ver la obra con el presente tlaxcalteca 2017.

 

Hay obras “que tiene todavía una tensión entre lo que quieren lograr y lo que están haciendo para lograrlo, porque a veces no están usando las técnicas adecuadas para cada una de las cosas que se proponen. Entonces, hay que poner más cuidado en reconocer qué tipo de técnica es necesario para lograr un objetivo escénico. En Tlaxcala están queriendo elaborar un discurso pero todavía los proceso de trabajo no están armonizados con ese discurso que están tratando de transmitir al público”.

 

Jueza y juez advirtieron la ausencia de un movimiento teatral fuerte en el estado y hablaron de la necesidad de romper inercias, de eliminar procesos tóxicos y de animadversión entre los grupos, “porque por otra parte, y eso es interesante, escuchamos también cómo se apoyan”.

 

Además, subrayaron la importancia de trabajar sobre todo en las condiciones en las que los teatristas hacen su trabajo: espacios de ensayo, pago de ensayos a los actores, pago de funciones a los actores… “digamos, las condiciones que hacen que este trabajo tenga un sentido para ellos y puedan esforzarse por mejorarlo, sabiendo que van a recibir una retribución y no que van a estar todo el tiempo ellos poniendo de su bolsa, subsidiando el arte y la cultura”, apunto Brie.

 

Si se apuntalara eso –añade-, si hubiera manera, dentro del estado, de fortalecer estas partes, no solamente darles más talleres y capacitación, que por supuesto les van a venir muy bien, sobre todo que sus condiciones de producción y de realización de las obras sean mejores… y sus condiciones económicas suban un piso; es decir, que ellos consideren que hacer lo que hacen les va a dar algo para comer. Porque entonces el sentido de lo que hacen se va a ver empujado y catapultado por esa realización. Finalmente es un impulso fundamental para lo que hacemos saber que podemos ganarnos la vida de hacer eso.

 

Entonces, en la medida que los grupos tlaxcaltecas puedan hacer estas obras y estas obras reciban una retribución económica o por lo menos en especie o de algún tipo, el teatro en Tlaxcala va a mejorar muchísimo porque, además, el talento ahí está y lo que necesita ese talento es trabajo constante, muchas horas de trabajo y condiciones de vida que les permitan sostenerlo.

 

“Soy optimista pero, claro, solo no va a suceder: hace falta trabajo de los artistas y hace falta mucha voluntad de parte del gobierno del estado para fortalecerlo”.

 

Aún con todo, López Brie dejó un aliento vivificante: “Participé en el jurado de la muestra de Puebla, donde de 25 obras, seis están bien. En Tlaxcala, de seis obras cuatro están bien. El balance es mucho mejor en Tlaxcala. Me dio gusto ver trabajos de muy buena calidad en la técnica, en la factura y en asumir lo que se están proponiendo, aunque algunos no lo logran”.

 

ASESORÍAS A DESTIEMPO

 

Con una reducción presupuestal de casi un cuarto con respeto al año anterior, la organización de la muestra programó las ya imprescindibles asesorías a las compañías participantes, en busca de proporcionar herramientas de formación y capacitación.

 

Tres fueron las compañías asesoras: La máquina de teatro, Teatro sin paredes y La quinta teatro. Los temas a asesorar fueron actuación, dirección, cuestiones técnicas de escenografía, iluminación, vestuario, etcétera, “todo en busca de mejorar la calidad de las producciones y para que quede un antecedente académico”, declararía José Luis Pérez Hernández “Guicho”, coordinador general de la XII Muestra Estatal de Teatro de Tlaxcala.

 

Empero, con pesadumbre confesó que la posibilidad de recibir a otros grupos locales como oyentes en las asesorías no tuvo gran respuesta. “Invitamos a grupos y de manera individual a creadores tlaxcaltecas, pero la respuesta no fue muy grande”.

 

Una posible respuesta al desaire teatrista local a las asesorías llegó justamente desde un asesor: David Psalmon, maestro en teatro y licenciado en literatura y en sociología, quien por siete días asesoró a los grupos Tercera Llamada y Yólotl.

 

Para Psalmon las asesorías llegan tarde, a destiempo. El momento perfecto para aplicarlas lo ubica en el inicio mismo del proceso, antes incluso de la fase creativa. Asesorar a un grupo, o dos como es el caso, cuando el trabajo ha sido presentado públicamente en innumerables ocasiones, tiene un efecto muy limitado.

 

Serían “mucho más interesantes” si sucedieran antes del proceso de creación, “porque muchas de estas obras ya han sido montadas, incluso a veces presentadas en público muchas veces… y un árbol que nace torcido no se va a enderezar. Es en el proceso de nacimiento y crecimiento del árbol que hay que intervenir. Siento que venimos muy tarde. Para ellos es muy difícil desaprender todo lo que han venido haciendo tantas veces. De todos modos la experiencia es rica, es grata, pero desde el inicio sería más profundo”.

 

Psalmon asegura haber encontrado “un gran entusiasmo y al mismo tiempo una dificultad para encontrar las herramientas adecuadas. Sabemos que la formación artística, en las artes escénicas específicamente, en Tlaxcala se hace de forma paulatina, no hay escuelas de formación artística continua, entonces ellos van como cachando elementos de formación para tratar de atender sus procesos creativos”.

 

Esa falta de herramientas es el principal obstáculo focalizado por los asesores, cuyo objetivo es proporcionarles las herramientas que ellos se puedan apropiar, “porque eso es lo más importante: apropiarse las herramientas, hacerlas suyas para poder utilizarlas en su trabajo cotidiano”.

 

Siempre –precisa- un proceso pedagógico es un proceso en el cual compartimos, ver sus inquietudes, lo que ellos quieren decir, por qué se están parando en un escenario, por qué hacen teatro, cuál es su necesidad… y a partir de allí poder ayudarlos para que ese deseo sea más contundente.

 

Y este acercamiento con algunos teatristas tlaxcaltecas deja en Psalmon determinadas percepciones: sentimos las dificultades y las carencias, pero ese deseo que tienen estos jóvenes de seguir haciendo teatro es lo más importante. Y este deseo debe ser escuchado y atendido por las instituciones, para que la formación se realice cada vez de forma más continua y más profunda, no a través de momentos que son demasiado efímeros. Tiene que ser mucho más continuo si queremos que realmente el aprendizaje sea profundo.

 

DE ESCOZORES Y ESCORIACIONES

 

Dos puntos despertaron inquietud en algunos miembros del gremio teatral local: la repetición de un montaje que había participado en la muestra de 2016: De cómo se salvó Wang Fo, de Aliados Teatro, y la inclusión en la organización de una persona que fue impugnada en la muestra inmediata anterior: Haydeé López Díaz.

 

De cómo se salvó Wang Fo participó de manera sobresaliente en la edición 2016 de la Muestra Estatal de Teatro, después de aprovechar exitosamente las asesorías brindadas por la hoy en criogenia Escuela Latinoamericana de Títeres Mireya Cueto. Este año el montaje volvió a inscribirse y participar.

 

Su repetición despertó inconformidad en varios teatreros: por qué dos veces la misma obra, por qué se permitió su nueva participación, está bloqueando nuevas propuestas… son algunas de las objeciones esparcidas.

 

Y “Guicho” contestó: Desde el año pasado la Secretaría de Cultura trata que las muestras funcionen para sacar lo mejor del teatro en cada entidad y pasarlo a la muestra regional y eventualmente a la nacional. Y por eso las condiciones que pusieron es que únicamente no podían participar obras que hayan participado ya en una muestra nacional o en la muestra regional representando al estado. En ese caso el proyecto que entró, si bien no sé exactamente las condiciones de esa muestra que ganó, no estuve yo presente, pero nos aseguramos que ese proyecto no había participado ni en muestra nacional ni en muestra regional de teatro. Hay ciertas condiciones que nosotros tenemos que acatar de la Secretaría de Cultura, porque realmente son candados. Hay otros que son condiciones que sí se podían modificar…

 

El segundo desasosiego tiene qué ver con la participación de Haydé López Díaz en la organización de la muestra este año.

 

Poco menos de un año antes, en el último tramo de 2016, Haydeé López Díaz fue impugnada ante el Instituto Tlaxcalteca de Cultura por presentar un proyecto sujeto aún a beca Pecdat, por tanto inacabado. El ITC no quiso estudiar la impugnación y la obra se presentó en la muestra y el jurado coincidió con la impugnación: no era un proyecto listo para presentación pública. Los roces entre autoridades culturales y algunos miembros del gremio teatral fueron continuos. Menos de un año después Haydé López Díaz figura en el elenco de la organización de la muestra. Naturalmente, resquemores hubo: de indiciada a organizadora….

 

Y “Guicho” tuvo su versión: Del año pasado hubo muchas cuestiones que yo todavía no termino de entender exactamente qué sucedió. En este caso el comité organizador que yo elegí, fue electo porque conozco el trabajo de estas personas; sentí que el trabajo que podía aportar cada una de ellas, podía funcionar mucho para la muestra.

 

El sentido de Haydeé es porque ella tiene la experiencia de haber “creado” ya otras muestras estatales, lleva nueve años en Tlaxcala; es contadora, además, y se ocupa de áreas que son de repente muy difíciles de llevar en un evento como estos.

 

Ana Celia es excelente en la logística y además se encargó del diseño y de la difusión, al igual que Sagrario Bahena, quien el año pasado participó como becaria en la muestra nacional de teatro; ella trae las ideas y todos los comentarios que se realizaron allá, las propuestas incluso de los asesores, de los jurados, etcétera, para la realización de la muestra este año.

 

EL INFORME

 

Punto último de la clausura: José Luis Pérez Hernández “Guicho”, coordinador general de la XII Muestra Estatal de Teatro de Tlaxcala, desde el proscenio del teatro Xicohténcatl ofrece un informe de las actividades, sus justificaciones y sus autoevaluaciones. Dijo:

 

El comité organizador presenta este informe resumido de la XII Muestra, para informar y compartir de manera pública los propósitos, logros y alcances obtenidos en la ejecución de este evento.

 

Siendo un proyecto de alcance nacional impulsado por la Secretaría de Cultura, a través del Instituto Tlaxcalteca de la Cultura, la convocatoria estuvo sujeta a condicionamientos que aplican a todas las entidades federativas, varios de ellos susceptibles de ser modificados, de acuerdo a las necesidades de cada estado, pero otros no. Por lo que el comité organizador de encargo en primera instancia, de hacer una investigación y un análisis sobre las condiciones del teatro tlaxcalteca en la actualidad y sus antecedentes, y así gestionar y luchar por conseguir los mejores beneficios para los creadores tlaxcaltecas y sobre todo para el público, quien da sentido no sólo a la muestra, sino al teatro mismo.

 

De ese estudio se establecieron los objetivos y metas, se trazó un plan estratégico y se conformó un equipo de trabajo.

 

La presente edición de la muestra estatal tuvo un recorte presupuestal del 22.2 por ciento, por lo que se contó con casi con un cuarto menos del presupuesto respecto a las últimas ediciones. Ante ello se buscó trabajar para realizar más con menos, sin que ello signifique que estamos de acuerdo con los recortes presupuestales a la cultura, que son cada vez mayores y que van en detrimento no sólo de la producción artística, sino del desarrollo de toda comunidad.

 

Se establecieron cuatro rubros de propuestas dramáticas no basadas en el profesionalismo de las compañías, sino en la propuesta teatral y formas de producción, por lo que se seleccionaron seis compañías tlaxcaltecas, de las cuales una va a representar a nuestro estado en la muestra regional de teatro, dos agrupaciones tlaxcaltecas invitadas de escuelas o con menores de edad, cuatro compañías foráneas que incluyen a un tlaxcalteca por lo menos en su equipo y la invitación de manera independiente de una compañía que cerrara la clausura, que en el caso fue la Compañía Nacional de Teatro.

 

Se realizaron asesorías de doce días y se atendieron a seis grupos tlaxcaltecas de manera directa y a dos más de manera indirecta por parte de tres compañías de amplia trayectoria que fueron La máquina de teatro, Teatro sin paredes y La quinta teatro. Esto hace un total de once maestros que estuvieron asesorando a estas compañías.

 

Se realizaron también 19 funciones en total en el marco de esta muestra y se desarrollarán además doce funciones en el circuito teatral que vendrá en los siguientes dos meses. En total 31 funciones en diferentes comunidades del estado.

 

Para las funciones descentralizadas de las compañías tlaxcaltecas, se alcanzaron comunidades distintas de las cinco regiones de Tlaxcala: Tlaxco en el norte, Zacatelco en el sur, Ixtenco y Huamantla en el oriente y en el poniente Atotonilco, de Ixtacuixtla.

 

En total se alcanzó más de 2 mil espectadores en 19 funciones, lo que hace un promedio de 110 asistentes por cada función.

 

Se crearon once mesas informativas sobre escuelas y centros de enseñanza superior y profesional cercanos a Tlaxcala, tales como el CUT (Centro Universitario de Teatro), la ENAT (Escuela Nacional de Arte Teatral), la (Universidad) Veracruzana, las escuelas de la BUAP y de la Universidad de Hidalgo, Casa Azul y Casa del Teatro.

 

Se realizaron seis talleres impartidos por tlaxcaltecas profesionales, que vinieron a compartir su trabajo en los talleres de elaboración de proyecto, Técnica de desplazamiento urbano para artistas escénicos, taller de teatro cabaret, taller de actuación “De la mente al cuerpo”, taller de pedagogía teatral “El teatro una herramienta para el aula” y el seminario intensivo de dramaturgia “Coloquio de centauros. Dramaturgias de teatro contemporáneo”. Se gestionó ante el instituto de cultura la impartición de un taller de iluminación teatral con el programa de capacitación y formación y vino el maestro Braulio Amadis a impartir ese taller, sobre todo para capacitara  los técnicos de los espacios culturales y también a los creadores artísticos interesados.

 

Se plantea la realización de un circuito, con el mismo presupuesto, con las seis compañías seleccionadas para la muestra.

 

Solicitamos un mayor respaldo para establecer mejores formas de producción teatral y que las muestras estatales se adecuen a las circunstancias y necesidades de cada estado.

 

Los mecanismos de operación muchas veces obstaculizan el mejor curso de la muestra y no terminan por reconocer y respaldar de manera efectiva la producción teatral que se realiza en los estados.

 

Exigimos también que el teatro Xicohténcatl sea un escenario fundamental para la muestra estatal de teatro, pues es el único espacio que mejor cumple con las condiciones y requerimientos profesionales para presentar un espectáculo de calidad, por lo que rechazamos toda administración que más que aportar, reste y obstaculice el desarrollo de este evento, el más importante en materia teatral en el estado.

 

Solicitamos, a nombre de los creadores tlaxcaltecas y participantes de esta doceava muestra, un mayor apoyo institucional y establecer diálogos para llevar a mejor puerto el teatro tlaxcalteca.

 

Asimismo solicitaremos a la Secretaría de Cultura que realice un estudio exhaustivo y se plantee nuevos mecanismos que más que retrasar, permitan aprovechar mejor el presupuesto acordado para la realización de las muestras y lograr más beneficiarios entre artistas y el público.

 

En los próximos días el comité organizador en conjunto con las compañías participantes, los miembros del jurado y creadores tlaxcaltecas escénicos, publicarán un pronunciamiento oficial en el cual se expresarán los pros y los contras de este proyecto de alcance nacional, y se establecerán propuestas para lograr mejores condiciones para el teatro.

 

Consideramos que el arte y la cultura son fundamentales en la formación integral y humana de todo individuo, más aún en tiempos difíciles donde nuestro país está sumido en la violencia, en la ignorancia, la corrupción, la pobreza, la injusticia y por eso hoy más que nunca debemos mirar hacia el mismo lado y luchar desde nuestra trinchera, que es la ficción, para inventar y mostrar mejores mundos.

 

Por eso mismo exigimos la responsabilidad para atender todo esto, que pueda ser mirado y escuchado. Ese es nuestro trabajo: ser mirados y escuchados y también es una responsabilidad de qué es lo que decimos y qué lo que ven ustedes.

 

Como comité organizador y como creadores escénicos asumimos el compromiso y la responsabilidad de lograr una gran XII Muestra Estatal de Teatro

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia