"Vieja el último", teatro
para niños que no son

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 

 

Viejos, pero muy viejos y por tanto muy arraigados vicios sociales. Estereotipos tatuados en el alma popular. Lastres que anclan la evolución de la sociedad… el machismo frente al feminismo y a la visión de género, que no son lo mismo, aunque esta es consecuencia de aquel.

 

Un par de niños, que no son lo que parecen, viven y padecen la artritis social que es la desigualdad de género. Niñas que deben esconder su sexualidad para poder transitar por las vías socialmente señaladas. Niñas obligadas a adoptar el rol impuesto=niñas frustradas.

 

Y en ese ir y venir a empujones en las encrucijadas de la sexualidad, los niños deben enfrentar solos a sus engendros, a sus monstruos… sus miedos. Y pasan ante ellos la soledad, la violencia, la represión, la amenaza… lo oscuro, lo desconocido, lo putrefacto.

 

“Vieja el último” es el montaje que durante todo septiembre corrió en su barra infantil el foro escénico Espejo Ilusión, presentado por la compañía Teatrubu bajo la dirección de José Luis Castilla.

 

Frida es una niña que para desarrollarse plenamente tiene que esconder su condición de mujer, incluso en algo tan aparentemente inocuo y sencillo como los juegos infantiles. Mario es un niño que alegremente se desenvuelve completamente en el juego hasta que descubre que su alternante es una niña… y entonces cambia su actitud. Se vuelve osco, agresivo.

 

“Vieja el último” saca a flote ese viejo complejo que es el machismo y su efecto moldeador de conciencias y de personalidades. Nacen aquí los santos y los demonios, los amorosos y los odiosos, los buenos y los malos (maniqueísmos incluidos).

 

Una primera adaptación de este trabajo de Alegría Martínez, Larry Silberman y Perla Szuchmacher, con mismo grupo Teatrubu fue montada con actores infantiles. Pero hoy el trabajo en un 75 por ciento recayó en actores mayores de edad (más de 18 años) en papel de niños… y eso restó frescura al montaje, lo hizo más rígido, además de los constantes trastabilleos en ritmo, que podrían justificarse por tratarse del debut del trabajo escénico con este nuevo elenco, pero es finalmente un trabajo que entretiene.

 

En tiempos de oscuridad, cuando el denso ácido de la trata y de los feminicidios corroe nuestra diaria convivencia. Cuando la sociedad transita su cotidianidad inerme ante el crimen. Cuando el Estado se preocupa más por los aspirantes a los cargos de elección, que por cumplir su obligación de garantizar seguridad. Cuando este país se desangra día a día. Hoy más que nunca se hace impostergable reorganizar nuestras relaciones sociales, analizar el papel que individual y socialmente desempeñamos, revalorar el aporte que hombres y mujeres hacemos a la construcción de un mundo más justo, más equitativo, más incluyente.

 

Y en este sentido va el mensaje de “Vieja el último”: un alegato simple, ubicado en la mente infantil, que cuestiona la represión que sufre la mujer desde su más verde edad. “Vieja el último” esparce un apremiante llamado a la equidad de género, a la actualización de nuestros valores para alejarlos urgentemente de los rancios mensajes conservadores de supremacía machista.

 

La compañía Teatrubu, dirigida por José Luis Castilla, tuvo a su cargo todo septiembre la barra infantil de los domingos al medio día en el foro escénico Espejo Ilusión, espacio de arte y divertimento que lucha por consolidarse.

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia