Medea: profunda y
simplemente mujer

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Martina Sivori es Medea

 

Asume su feminidad a plenitud. Es lejana precursora de la lucha por la equidad de género y como tal, humana al fin en su concepción, busca y choca, defiende y agrede. Es Medea, la mujer pendular que parió Eurípides.

 

De todo lo que tiene la vida y pensamiento, nosotras las mujeres, somos el ser más desgraciado. Empezamos por tener que comprar un esposo con dispendio de riquezas y tomar un amo de nuestro cuerpo, y éste es el peor de los males. Y la prueba decisiva reside en tomar a uno malo o a uno bueno. A las mujeres no les da buena fama la separación del marido y tampoco les es posible repudiarlo (Medea).

 

Y desde Chile “La diosa guacha” trajo a Tlaxcala su versión de esta tragedia para mostrarla en el espacio escénico Espejo Ilusión. Pero es una traslación que le fija nuevo rostro. La actriz chilena Martina Sivori da luz a una nueva Medea, alejada un tanto de sus manías filicidas, para encarnar ahora a una mujer plena de contradicciones y por tanto de vida, una mujer que se ha dado íntegra a sus hombres y a cambio ha recibido desaires, menosprecio, golpes, traiciones…

 

La Medea de Sivori está dispuesta a dar todo (“le permití ser penetrada por todos lados”) en afán de construir una relación sólida y larga. Pero sólo obtuvo en respuesta agresiones…

 

Y si nuestro esfuerzo se ve coronado por el éxito, y nuestro esposo convive con nosotras sin aplicarnos el yugo por la fuerza, nuestra vida es envidiable, pero si no, mejor es morir”.

 

Medea fustiga la animalidad machista, la incapacidad del hombre para construir afectos, su ceguera ante la entrega femenina.

 

El director, César Farah, creador también de la adaptación, presenta una Medea única que a su vez es todas las mujeres, una Medea ventana a la condición femenina ultrajada, auto minusvalorada, insegura… pero también una Medea dispuesta a guerrear por lo que ella quiere, una mujer absolutamente consciente de que es un espejo donde todas las mujeres pueden reflejarse. Lo que busca, lo que sueña, lo que defiende, lo que construye bien puede ser un reflejo universal… tanto como lo que reprocha, lo que acusa, lo que padece.

 

Esta Medea resiente las enormes presiones paternas que buscan hacer de ella un maniquí, una muñeca que responda a los perfiles que su sociedad le impone… y no sucede así. Vuelve entonces hacia sí las frustraciones, se reprocha su físico, su incapacidad para satisfacer las expectativas del padre, quien le ha marcado en lo anímico y en lo psicológico.

 

Es la madre que debe explicar al hijo la infidelidad del esposo-padre (¡Explicar!). Es la madre que se pierde finalmente en los escondrijos de la mente para no enfrentar el supremo pesar de sus decisiones.

 

Martina Sivori desgaja sobre el escenario varias Medeas que se disuelven, cada una, en muchas otras mujeres: la Medea víctima de las convenciones sociales, del poder y de los suyos, la Medea que enérgicamente toma su destino en sus manos, la Medea madre y esposa que se abre toda, la Medea desposeída, infravalorada y auto flagelada… Es Medea un compendio histórico de abusos sobre la mujer.

 

Los espectadores en Espejo Ilusión no presenciaron una representación escénica, no hubo drama. Se trató, sí, de un ejercicio de reflexión que busca camino para tejer relaciones, reflexión en la que involucró al público. Se trató de un montaje provocador, obstinadamente con la mirada fija en la condición femenina con sus lacerantes cotidianidades actuales.

 

CURSO PARA ENMASCARARSE

 

Este mismo paquete de intercambio Chile-México con Espejo Ilusión propició la realización del taller de teatro de máscara neutral, impartido por Bárbara Donoso Escudero, directora del Centro Experimental de Arte Tessier, justo al medio de octubre.

 

La máscara neutral -previno Donoso- es completa y cubre toda la cara, la cual tiene como propósito cancelar el gesto facial, “que es generalmente hacia donde nosotros los actores dirigimos el foco de atención, para trabajar directamente con el cuerpo. Que el cuerpo hable por nosotros, en eso reside la neutralidad y desde ese punto transmitir un mensaje con el cuerpo.

 

 

 

 

contacto piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia