2017, año de la resistencia

Editorial
 
   
 
 

 

Cierra 2017 y el balance es muy deprimente. La actividad cultural en Tlaxcala fue casi de registro. Poco, muy poco sustancial.

 

Desde su primer día de nombramiento, el titular del Instituto Tlaxcalteca de Cultura (ITC), Juan Antonio González Necoechea, proveyó la perfecta excusa: el recorte presupuestal federal.

 

Y no mintió. El gobierno de Peña Nieto pegó por varios lados: mientras por un lado elevaba el costo de la vida con la liberación del costo de la gasolina, por otro reducía el circulante escudado en un brutal recorte presupuestal, en tanto que el salario mínimo es, cada vez más, un instrumento de contención, de sujeción.

 

Bajo advertencia no hay engaño, dice el popular refrán. La programación de actividades en el sector se vio adelgazada al mínimo. La Escuela Internacional de Títeres Mireya Cueto fue enviada al refrigerador… y todo se enfrió.

 

El Festival de Artes Escénicas Tlaxcala Cuna del Arte vive hoy en un refugio para indigentes, asediado por un virus letal: el desinterés. Pero ha recibido una transfusión sanguínea que le regalaron menesterosos, chavos banda y una pléyade de entes de insubordinación… ¿Se recuperará?

 

Y de lo poco que se hizo, vale un vistazo detenido: el Festival Internacional de Títeres Rosete Aranda, prototipo por décadas de cómo hacer las cosas, este año dio un paso más hacia el abismo. Pocos recursos para el sector y, para colmo, mal aplicados.

 

Dicen que el pobre no tiene para carne… y cuando tiene… es vigilia.

 

No hubo extensión del Festival Cervantino. Se suspendieron los festivales de salterios y de órgano.

 

La edición de libros se encuentra en animación suspendida. ¿Talleres?, pocos y casi sin los foráneos maestros experimentados como hasta hace poco sucedía.

 

No, este año la cultura en Tlaxcala fue se sobrevivencia. De tratar de no naufragar arrastrados por la tormenta…

 

¿Crecimiento?

 

¿Evolución?

 

Tal vez algún día, cuando todos entendamos que este es el mismo barco que nos transporta a todos (y no hay redundancia), tal vez entonces podamos mover juntos (sí, otra vez la palabra) nuestra estado, nuestra visión y nuestra posición y ver el mundo de otra manera más justa, más satisfactoria, más artística.

 

El tiempo dirá…

 

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia