Lanza anzuelo grupo
teatral en Apizaco

José Luis Puga Sánchez
 
   
 
 
Foro de La Libertad

 

El progreso en Apizaco es evidente. Cada día hay más baches, hay más antros, circulan más vehículos, crece la criminalidad… pero no hay arte, la esencia misma del más alto vuelo espiritual humano.

 

Dolidos, desesperados pero sin querer dejar paso al desfallecimiento, los integrantes de la compañía Caminito Teatro lanzan un programa que busca pescar estudiantes y llevarlos al teatro. “Caminando al teatro” abre en febrero y finca su vértice en el centro cultural La Libertad.

 

Y ahí, en el proscenio de La Libertad, fijan su postura. Descansan en la casi inexistente estimulación en las escuelas, desde las familias, hacia las artes. En Apizaco falta teatro –su disciplina- porque no se está generando esa necesidad, acusan.

 

“A pesar del carácter errático que han tenido las compañías teatrales a lo largo de la historia”, el proyecto surge para cubrir o atemperar ese hirsuto vacío educacional y nace desde la sociedad misma. Contempla que en esta su primera temporada todos los miércoles de febrero, a las nueve y a las once de la mañana, se corra el montaje “Leche de gato” en el foro de La Libertad.

 

“Leche de gato” narra la historia de una madre que, por sus propios miedos, cría a su hija separada del mundo, secuestrada, hasta que un día las circunstancias las obligarán a relacionarse con su entorno.

 

Caminito Teatro inicia su trabajo en Tlaxcala con este montaje, aunque el 80 por ciento del elenco es tlaxcalteca, pero su mundo de preparación profesional ha girado en torno a la Universidad Veracruzana en Jalapa. Ahí se construyeron, se ensamblaron y ahí maduraron.

 

Hoy regresan a Apizaco con el ardor propio e insustituible de la inocencia juvenil, aunque ya no son jóvenes. Recorrieron ya las principales escuelas de la cabecera para invitarlas a visitar el foro de La Libertad. Nueve contestaron positivamente: una secundaria y ocho preparatorias. Entre todas, calcula el grupo que atenderán aproximadamente a 900 estudiantes.

 

Pero no. No se trata de un programa centralista. Se pretende que cada mes se presente un montaje y un grupo diferente, cuyo espectáculo sea recibido por nuevos niños y nuevas escuelas del interior del municipio y en algún momento, del estado

 

“Apizaco ha progresado en muchas cosas, pero no ha progresado del todo en cuestión cultural. No tenemos incentivos para ir al teatro. Conozco gente de 30 años que nunca ha ido al teatro… y eso es muy preocupante”, afirma Ana Laura Lima, directora de Caminito Teatro.

 

La apuesta final del grupo está depositada en la conformación de profesionistas más íntegros, más conscientes. “Que los ingenieros, los arquitectos y los constructores no teman vivir en les edificaciones que ellos mismos hacen. Por ejemplo”.

 

Y el menú de ofertas de este laboratorio escénico incluye desarrollo de talleres dirigidos a públicos específicos, así como el montaje y producción de obras teatrales capaces de adaptarse a cualquier espacio.

 

Empieza así un nuevo esfuerzo que busca la creación de públicos, la consolidación de una propuesta artística, la maduración de una compañía teatral y el fortalecimiento desde la sociedad de un centro cultural.

 

El tiempo mostrará el resultado.

 

 

 

contacto: piedra.de.toque@live.com

 

Regresar al inicio de esta página


Diseño y desarrollo: Iomedia